Alergia cerebral.

Despierto con un fuerte dolor en la cabeza, la luz esta apagada, algo me parece extraño, no reconozco este sitio. Procuro no alarmarme y comienzo a palpar todo el suelo, es frío, húmedo y tiene un tacto áspero similar a la tierra, no logro tocar muble alguno o cualquier cosa que me resulte familiar. Intento levantarme pero me doy cuenta de que tengo una leve flojedad en las piernas que me impide ponerme totalmente recta.
Desorientada consigo dar unos pasos, pero sigo sin saber donde voy, si ando en círculos, si me acerco a las paredes… caigo en redondo de nuevo al suelo.

No entiendo nada, empiezo a temblar e intentar recordar que hago allí, cuanto tiempo llevo metida en no se donde lugar y quien me ha traído aquí. De pronto noto como al alargar mi brazo algo pincha mi muñeca, acto reflejo aparto la mano con la sensación de que el pinchazo me ha parecido similar al de una espina. Alargo nuevamente el brazo, pero esta vez con mas cuidado y puedo notar como mis dedos identifican una hilera de espinas gruesas que impiden el paso. Me levanto rápidamente e intento ver si puedo quitar las espinas o apartarlas de algún modo para pasar, pero, ¿esto no va a servir de nada verdad?. Esta bien, quizás si me arrastro por debajo de las hileras de pinchos pueda llegar al otro lado.
Mientras repto por debajo de las miles y miles de espinas, noto como se van haciendo pequeños cortes en mis piernas y mi espalda, como la cara empieza a escocerme. Al fin logro salir de aquel laberinto y me acurruco en el suelo lamentándome y maldiciendo la estupida idea de reptar debajo de miles de espinas afiladas, no me quedan fuerzas.

-         No te pares, sigue adelante, pronto veras la luz…

Vale, ahora no estoy sola, ¿que coño a sido esa voz?, no entiendo nada, esto no tiene ningún sentido, estoy mareada, quizás me este volviendo loca, quizás habla mi subconsciente.

Esta bien, continúo andando de espaldas a el tormentoso enredo de espinas mientras pienso en todo lo que esta ocurriendo. ¿Por qué estoy aquí?, ¿que me ha llevado a esta situación?, ¿Por qué no veo nada?,  y encima para colmo, sola.

Espera, noto una leve brisa, es por allí, allí está la salida. Empiezo a andar rápido guiándome por la intuición, aunque puede que no llegue a ningún sitio. Me escuece todo el cuerpo, a penas puedo estirar bien las piernas, las tengo tersas y he optado por cerrar los ojos, alargar las manos y andar. Un nuevo acto reflejo hace que me pare en seco y encoja rápidamente mis manos al pecho, he vuelto a pincharme los dedos, pero esta vez, esta vez parece una pared. Con toda la calma que en ese momento puedo sacar, comienzo a palpar suavemente de nuevo el terreno. Es una pared de espinas, parece alta, y la brisa parece que proviene de detrás.
Ni de coña voy a escalar eso, ni puedo después de haber obtenido como resultados toda mi piel medio desgarrada, ni pienso sangrar mas.

-         Adelante, estas delante de la luz, de la salida, de la vida…

¿Tu otra vez?, esto es surrealista, me he vuelto loca, no entiendo nada, solo quiero llorar, acurrucarme en el rincón mas frío de este sitio y dormir, solo quiero dormir y no despertar.

-         No pienses, solo hazlo, se que puedes….
Entre lagrimas me levanto, me da exactamente igual si estoy loca o no, si hay alguien mas en esta habitación o si me desangro trepando esa maldita pared…
Es indescriptible el dolor que ahora mismo están sintiendo mis manos y mis pies, quiero que esto acabe ya, o muero de dolor, o vuelvo a ver la luz del día.
Al fin, llegue.. creo que…

De nuevo me encuentro tumbada en el suelo, pero, esta vez hay luz, espera un momento, estoy, estoy en el campo, veo un manto verde delante de mi, parece terciopelo, hay un riachuelo adentrándose en el terreno, me gusta, es bello.Me acerco al centro del manto aterciopelado, parece un inmenso mar verde con pequeñas olas que crea la brisa fresca. Me gusta.


Me tumbo como quien acaba de encontrar el paraíso, y pienso en todo lo que he pasado, en el dolor que he sentido… pero, a pesar de eso, aquella voz dulce me hizo continuar, me hizo avanzar y no pensar ni mirar atrás,
¿Quién habría detrás de aquella voz?, ¿la volveré a oír algún día?, puede que este dentro de mi locura, o quizás sea esa voz interior que tenemos todos, y que tan pocas veces escuchamos.

“¿De que te vale tener oído si no eres capaz de escucharte a ti mismo?”







Fdo: V

2 comentarios:

gameanifast dijo...

siempre tienes las frases precisas ..fue un sueño o que? Abrazos V

V dijo...

No siempre tengo las frases precisas siempre es solo como veo las cosas :D.
No fue un sueño es otra vision de esa parte interna que tenemos de nosotros mismo que pocas veces hacemos caso, y en mi opinion tendriamos que atender mas a esos pequeños consejos que nosotros mismos nos vamos dando inconscientemente¡¡
Lo siento por la tardanza Gameanifast besos y mil gracias por leer :D

Publicar un comentario en la entrada